Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Caleido, nuevo rascacielos en el skyline de Madrid

17/07/2020
Caleido formará parte del skyline de Madrid como el quinto rascacielos o “La Quinta Torre” de la zona financiera de la capital, Cuatro Torres Business Area.

Con 181 metros no se caracterizará por su altura si no por la anchura ya que con 16 metros será el más estilizado del conjunto. El edificio además de un hospital privado y un centro comercial, albergará uno de los primeros campus universitarios en vertical con ascensores y escaleras a modo de calles. Diseñado en forma de T invertida se ha aprovechado la estructura de hormigón llevada a cabo en su momento en 2008 para el Centro Internacional de Convenciones de Madrid. Este espacio salva un desnivel de 20 metros de altura y funcionará como zócalo sobre el que se apoya la torre de 36 pisos.

En un proyecto de esta envergadura con una superficie de más de 50.000 m² en la torre y 7 sótanos bajo rasante que suman otros 150.000 m², se han empleado 79.365 m³ de hormigón y 9.427.217 Kg de acero en su construcción.

El espacio Caleido, referente en sostenibilidad y aspirante al LEED en calidad de oro, ULMA, además de suministrar sistemas de moldajes y andamios, ha aportado soluciones de ingeniería, servicio de montaje, supervisión y formación en obra.

“La complejidad de este proyecto reside en la ejecución de la torre. El moldaje autotrepante nos ha aportado la solución. Basándonos en la experiencia de ULMA hemos ido de la mano en el desarrollo del proyecto: nos han aportado soluciones tanto a nivel de ingeniería, de montaje como de supervisión de montaje”, Juan Carlos Yánez Agra, Jefe de Proyecto, OHL Construcción.

El portafolio ULMA ha cubierto las distintas aplicaciones tanto en la estructura bajo rasante como en la torre. 

TORRE:

SÓTANO:

Debido a la altura de la construcción, no siempre es posible utilizar una grúa por las altas exigencias de uso. En este caso, los sistemas autotrepantes ATR y la protección perimetral HWS marcan la diferencia en cuanto a productividad, por los altos ritmos de ejecución y por la creación de espacios seguros durante todo el proceso constructivo y en todos los niveles de trabajo. Ambas soluciones son extremadamente flexibles gracias al uso de elementos estándares del Sistema MK.

El esqueleto de la torre desde la planta 0 a la 35 está compuesto por dos núcleos de 1.000 m², con cinco huecos cada uno, unidos por una losa central. Con el sistema autotrepante ATR y el moldaje de vigas V-100 se han ejecutado los núcleos de hormigón en ciclos semanales y sin la necesidad de grúa ya que el izado del conjunto es hidráulico.

En los trabajos en altura, la seguridad de los trabajadores es fundamental. La protección perimetral HWS ha cubierto todo el perímetro de la losa en ejecución más los dos niveles inferiores. La flexibilidad del sistema ha permitido crear plataformas de acopio de material y plataformas auxiliares para facilitar el tránsito en la obra.